Nuestra máxima condena y repulsa más enérgica ante las obras de la sinrazón y la barbarie. Hoy, más que nunca, debemos defender la unión como nuestra fuerza; la división solo fortalece a estos actos bárbaros, mezquinos y repugnantes.