Sobre las fiestas patronales de El Provencio

Hablar de la feria y fiestas de El Provencio es hablar de la personalidad, del carácter de sus vecinos, de sus gustos y costumbres, de sus tradiciones, gente amable y hospitalaria siempre dispuesta para la celebración de sus fiestas que hace décadas eran un referente en toda la comarca y a las que acudían personas de todos los pueblos de alrededor, siempre recibidos y tratados como si de unos provencianos más se trataran.

La feria y fiestas de El Provencio anteriormente se celebraban en honor de la Virgen del Rosario y de San Roque, hasta que en el año 1967 se fusionaron con las del Santo Niño del Remedio. Concretamente, son los días 15, 16, 17, 18 y 19 de agosto: el día 15 para la Virgen del Rosario, el 16 para San Roque, y los días 18 y 19 para el Santo Niño del Remedio, hasta el año 1976 que se adelantó un día para este último, pasando a ser los días 17 y 18.

Desconocemos desde qué fecha viene todo esto ocurriendo, ya que la anterior patrona de El Provencio era Santa Catalina, cuya ermita que se construyó en el año 1621 se encontraba situada en el paraje Prado de Majaraollín. Su fiesta se conmemoraba el 25 de noviembre. Cuándo, cómo y por qué el patronazgo de Santa Catalina fue sustituido por el de la Virgen del Rosario son las preguntas que ahora nos hacemos, desconociendo los motivos que pudieron conducir a ello.

Debemos tener en cuenta que en el año 1950 comenzó a celebrarse la Fiesta del Niño, en honor del Santo Niño del Remedio. Esta festividad se celebraba el tercer domingo del mes de septiembre. Debido a que por esas fechas se comenzaba antes con la vendimia, la afluencia de gente que venía de fuera era escasa y era grande el gasto que suponía para las cofradías el realizar ambas fiestas en fechas separadas1, en el año 1967 se acordó hacerla coincidir con las fiestas patronales. Así comienza el saludo de la comisión del año 19672:

«Un año más nuestro querido pueblo se prepara para la celebración de sus Fiestas Mayores, por primera vez unidas en Agosto. Nuestra Señora, San Roque y el Santo Niño del Remedio, para demostrarles el sincero agradecimiento por los favores recibidos y por la valiosa ayuda y eficaz defensa que hacen de nuestro pueblo».

Y así también lo expresa el párraco, D. Félix Lorca Urango, en este mismo libro:

«En pasados años, y en diferentes fechas celebrábamos nuestras fiestas, no sin ciertas dificultades de todo tipo. La fiesta de la Virgen del Rosario [y la del] Santo Niño del Remedio […]. La diferencia de fechas, y el ser las mismas cofradías, quienes cargaban con todos los gastos, hizo que se pensase en esta unión para darles más solemnidad y para unificar, en la intensidad y en el esplendor, los mismos actos profanos, que siguen y adornan estas anuales conmemoraciones».

Por tanto, las fiestas que en su origen se celebraban en honor a la Virgen del Rosario y a San Roque, pasaron a serlo también del Santo Niño del Remedio. Cuando ambas fiestas se unieron se realizaban dos pólvoras, siendo la del Niño el día 17. Esta costumbre permaneció hasta el año 1975, a partir del cual se empezó a realizar una sola. 

En el año 1967 se inició por vez primera la costumbre de nombrar reina y damas de honor. Al principio se elegían en el baile el día de la víspera, por lo que la reina y damas del año 1967 no aparecen en el libro de su año, sino en el siguiente. Por ello, si queremos conocer quiénes fueron la reina y damas de un año concreto, debemos siempre acudir al libro de un año posterior. Al ser elegidas en el baile de la víspera resultaba una sorpresa para las jóvenes y para todos aquellos que seguían bailando y disfrutando de ese momento.

Con el paso del tiempo todo esto cambió, siendo conocida la corte de honor con anterioridad a la celebración de las fiestas. Esto ocurrió en el año 1977. Si ojeamos ese libro en concreto comprobaremos que en él se encuentra la corte de honor del año 1976 y 1977, repitiéndose así todos los años. Es ya en el año 1984 cuando se comenzó a hacer como en la actualidad3.

———-

Si leemos el saludo de D. Félix Lorca Urango en el libro de la Feria y fiestas 1967, podemos comprobar que hasta ese año los gastos de las fiestas patronales lo soportaban las cofradías: «[…] Tenida en cuenta la escasa capacidad económica de ambas hermandades, y contando por primera vez la historia provenciana, con la ayuda de la Corporación Municipal, según acuerdo tomado en sesión solemne y extraordinaria […]».

Ver libro de la Feria y fiestas 1967.

3 Todo esto está extraído de REDONDO GARCÍA, Antonio: El Provencio: los libros de sus «Feria y fiestas». Segunda parte I (1967-1990), año 2014. En la biblioteca municipal de El Provencio hay disponible un ejemplar donde puede ser consultado.