Queremos manifestar que la violencia en todas sus manifestaciones, la trata de mujeres y niñas, el acoso sexual, la violación, el matrimonio forzoso, etc., se ejerce contra las mujeres por el mero hecho de serlo y constituye un grave atentado contra la dignidad personal, la integridad y los derechos fundamentales de quienes la sufren, así como también de sus hijos e hijas, y menores a su cargo.

Mantener nuestro compromiso con las víctimas, animando a los ciudadanos a unirse en la lucha contra esta lacra social y trasladar un mensaje positivo de confianza y superación.

Implicar a toda la sociedad y en particular a las personas más cercanas a la mujer maltratada, amigos, familiares, compañeros de trabajo en la lucha contra la violencia, para que las ayuden a salir de esta situación.

Involucrar a todos en la prevención de futuras conductas violentas, no solo entre los adultos sino también entre los jóvenes, a través de la educación en casa y en los centros educativos.

Considerar víctimas también a los menores, con derecho a la misma asistencia que sus madres, y favorecer e impulsar el acceso al mercado laboral a las mujeres víctimas de violencia de género.

Reiterar nuestro compromiso con una sociedad libre a través de la defensa de los derechos fundamentales y la igualdad entre hombres y mujeres, con el fin de eliminar la cultura de la discriminación, que es la que permite que esa violencia continúe.

Sin duda es posible alcanzar una sociedad libre de cualquier forma de violencia contra la mujer, que garantice su dignidad y derechos y los de sus hijos e hijas.

Finalmente nos gustaría invitaros a participar en la concentración contra la violencia de género que se celebrará esta tarde a las 19:00 horas en nuestra plaza de la iglesia.

¡Participa por una buena causa!